ACERCA DE MI

 

DAVID SARAVIA

Mi historia como fotógrafo comienza en febrero de 2013, cuando después de una ruptura amorosa, decidí buscar una actividad productiva que me mantuviera ocupado. Tomé un taller con 2 grandes fotógrafos duranguenses, Arturo Juárez y Alfredo Real Granados, y 4 días después adquirí mi primer cámara réflex Nikon.

Lo que comenzó como un hobbie, fue tomando forma, y en la asociación FORGA (hoy Memory Hunters), empecé una capacitación semanal de la mano de algunos de los mejores fotógrafos de mi ciudad. Tomé talleres en iluminación, edición (Lr y Ps), composición, fotografía de bodas, de moda, de bebés, de paisaje, etc, y así fui creando mi estilo y mi marca, que me permitirían durante 6 años ganar de lado ingresos adicionales.

En julio de 2019, persiguiendo un sueño, me mudo a Francia, y recomienzo desde cero. Me mantengo activo en la fotografía retratando sus increíbles ciudades, pero no es hasta un año después que decido apostar todo y trabajar de tiempo completo una temporada de verano como fotógrafo de filmaje en la región de la Occitanía, al sur de Francia. En este estilo de fotografía, encontré la oportunidad de hacer en promedio 15 sesiones por día (sobretodo de familia y parejas).

Concluida la temporada de verano, me sentí con la confianza y experiencia suficiente para independizarme. Fue así como en diciembre de 2020 comencé un proyecto para continuar la fotografía con un stand de Santa Clos en un centro comercial en la región de Savoie, y más adelante, continuar con el filmaje en las pistas de ski de Méribel, en los Alpes Franceses.

Después de una primer temporada por mi cuenta, me instalo en la ciudad de Niza, donde resido a la fecha. En la segunda más turística de Francia, encuentro todo lo necesario para poder continuar con la fotografía de filmaje durante todo el año, permitiéndome conocer personas extraordinarias, llenarme de su buena energía e inmortalizar momentos únicos.